www.biodog.es aconseja el uso de aceite de pescado para insuficiencias cardiacas.

Con este post quiero incidir en la insuficiencia cardíaca y en la importancia de los controles cardiacos en nuestros perros.

La cardiopatía es una insuficiencia cardíaca que puede afectar tanto a perros como a gatos, aunque es más común en los primeros. Proviene de una incapacidad del corazón de realizar con normalidad su función que es la de hacer circular la sangre por el torrente sanguíneo para cumplir con las necesidades del organismo.

Con un diagnóstico a tiempo de esta patología se puede alargar la vida del animal. Tenemos que tener claro que casi todas las mascotas se enfrentan a problemas del corazón en algún momento de su vida. Los perros viven un promedio de entre 8 y 15 años.

Las válvulas del corazón, llamadas mixomatosas, se empiezan a degenerar a partir de los cuatro o seis años de edad en los perros. Funcionan como compuertas que permiten el paso del torrente sanguíneo a través del corazón. En un momento de esta patología, las válvulas impiden la fluidez de la sangre. Las cámaras del órgano se agrandan por la congestión de líquido, disminuyendo la actividad del corazón y parándolo, en algunos casos. Un síntoma es que el perro tosa.

Se puede confundir esa tos con un atragantamiento producto de la ingesta de algo indebido. Sin embargo hay que estar atentos para evitar males mayores. El problema cardíaco podría deberse a una predisposición racial o herencia genética. Podemos hablar de la cardiopatía dilatada en los perros y que hace que el corazón aumente de tamaño debido a la cantidad de enzimas o de aminoácidos que contiene.
La patología genera inconvenientes al respirar y cansancio. Como las cardiopatías son menos frecuentes en los mininos, la detección de enfermedades cardiovasculares es difícil. Una señal que advierte este problema es que el animal empieza a perder peso aun cuando su alimentación sea normal. Si existe la sospecha de una alteración cardiológica, el perro debe ser sometido a una prueba física. Dificultades al nacer. La enfermedad no siempre es adquirida. En ocasiones, se trata de problemas congénitos debido a irregularidades en el desarrollo embrionario.

La mascota puede padecer taquicardia, taquiarritmia o problemas eléctricos del corazón. Uno de los problemas congénitos más comunes es el ducto arterioso persistente. Esto sucede cuando, al momento del nacimiento, el ducto que conecta una cámara cardíaca con otra queda abierto. Solo puede corregirse con procedimientos quirúrgicos.

Otro punto a tener en cuenta es la higiene. Existe un parásito que se instala en el corazón y desata insuficiencias cardíacas en perros. Su nombre es filaria, pero se conoce con el nombre del gusano del corazón. Se transmite a través de la sangre y sus principales portadores son mosquitos. Los síntomas son la tos, el cansancio y la intolerancia al ejercicio. El perro pierde energía porque el corazón no realiza el trabajo que debe. Como consecuencia, puede presentar falta de apetito, cansancio y padecer problemas respiratorios por falta de oxígeno. A esa dificultad se le conoce como disnea. En estos casos el aceite de pescado en la nutrición de nuestro animal juega un papel primordial pues los Omegas ayudan en este sentido favoreciendo una mejor circulación de la sangre en el torrente sanguíneo.

Yo vengo diciendo en algunos de mis post que el perro debe ser sometido a controles veterinarios incluso si se encuentra sano, como hacemos los humanos. Entiendo que al igual que se desparasita de manera trimestral, y se vacuna una vez al año, se debe hacer una evaluación cardiológica anual, cuando el perro tiene ya cinco años.

Espero que haya informado este post

Siguenos en Facebook


carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Total

carrito Confirmar



¿Ha olvidado su contraseña?

Escriba su correo electrónico para crear su cuenta..

Telefono

Telefono

Telefono biodog

Horario de Tarde

Criadero San Bernardo

Logo biodog